Mérida, como no extrañarte

Espumoso el aire

Se torna neblina

Una cortina blanca

Arropa los parajes

El frailejón suelta semilla

Para seguir en el tiempo

Su hermoso linaje

 

Una brisa helada

Recorre mis sentidos

Perplejo de aquellos paisajes

En la laguna el reflejo bosqueja

La luna en un suave plumaje

A la orilla el riachuelo cobija

Truchas  con lienzo y encaje

 

Con truenos el tiempo amenaza

La lluvia comienza a mezclarse

En las cuencas de suelos y ríos

El viento frío se hace hospedaje

 

Esplendorosa de blanco se viste

La sierra nevada en mi Mérida amable

Nostalgia de aquellas montañas

De su tierra, su gente, sus personajes

 

Paramos lagunas y ríos

Montañas sierras y valles

Nieves y neblinas eternas

Mérida

Como no extrañarte

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Bonita muestra del verso libre Alberto Amaris, hermosas imágenes que nos permiten disfrutar de tan especial paisaje y ambiente soñador. Felicidades hermano latinoamericano.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: